Coalición de centroderecha toma ventaja en el partidor

La coalición de centroderecha, liderada por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, tomó ventaja este lunes frente a sus competidores y se consolidó como una de las más fuertes de cara a las elecciones presidenciales, a pesar de las dificultades que llegaron a ponerla en riesgo.

Al final se impuso el peso de los votos del uribismo sobre la opinión de sus aliados conservadores y tanto Pastrana como su candidata, la exministra Marta Lucía Ramírez, tuvieron que admitir la presencia del también conservador Alejandro Ordóñez en la consulta interpartidista del próximo 11 de marzo para escoger un candidato de unidad a la Presidencia.

Tras varios meses de tensiones y posturas extremas que hicieron temer en varias oportunidades por el éxito de esta alianza, finalmente, a las 2:40 de la tarde de este lunes, Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez acudieron a la Registraduría a firmar su compromiso de unidad para que las urnas resuelvan quién de los tres será el candidato único a la jefatura del Estado.

La refrendación del compromiso, este lunes, estuvo precedida de dos días de intensas negociaciones en las que parecía que ninguno de los sectores cedía a los intereses del otro.

Los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, jefes supremos de la alianza, se mantuvieron a distancia de los últimos encuentros de los candidatos, pero se sostuvieron en sus posiciones en favor y en contra de Ordóñez, hasta que Pastrana cedió.

El momento más crítico de este proyecto político se vivió el domingo pasado a eso de las 10 de la noche, cuando Marta Lucía Ramírez e Iván Duque, después de dos reuniones ese mismo día (mañana y tarde), se despidieron con más posibilidades de fracaso que de éxito.

El acuerdo final fue posible dos días después del plazo que Uribe y Pastrana se habían dado para ese propósito, que era el sábado pasado. La obligación de inscribirse en la Organización Electoral hasta este lunes, fecha límite, fue lo que también precipitó el consenso.

Lo que significa

El acuerdo de Uribe y Pastrana se plantea como una de las propuestas políticas de mayor peso para las elecciones presidenciales y legislativas de este año.

La coalición de Uribe, Pastrana y Ordóñez fue la que derrotó al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y sus aliados en el plebiscito convocado para aprobar el acuerdo de paz con las Farc, en octubre del 2016.

A partir de ese veredicto de las urnas, en el que se enfrentaron las posiciones de esta coalición contra las del gobierno de Santos y sus aliados, el país quedó mucho más polarizado.

La consolidación ayer de la coalición de centroderecha hace pensar que los discursos de los tres candidatos, más los de Uribe y Pastrana, agitarán el ya encendido clima político.

La coalición, por su propio peso, plantea un modelo político muy diferente al que ha vivido el país con el gobierno de Juan Manuel Santos, no solo en el frente de la paz, sino en otros campos como el económico y las relaciones exteriores.

De triunfar esta coalición en las urnas, el proceso de paz con las Farc va a sufrir cambios profundos. No al punto de volverlo “trizas”, como amenazó uno de sus líderes, pero sí cambios de fondo.

Cada uno, además, tiene enfoques muy particulares sobre lo que sería un gobierno suyo.

Iván Duque, el menos conservador, pero el más cercano a Uribe, es un radical crítico de las políticas económicas de Santos y ha propuesto cosas como la reducción de impuestos. En seguridad, Duque se alimenta mucho de las tesis que Uribe ejecutó como Presidente. No en vano uno de sus principios esbozados en su programa de gobierno es “libertad y orden”.

Marta Lucía Ramírez, quien se define como de “centroderecha”, fue ministra de Defensa de Uribe, pero también de Comercio Exterior los cuatro años del gobierno de Andrés Pastrana y tiene posiciones muy claras sobre el manejo de la economía, claro, de corte conservador.

Alejandro Ordóñez, quien podría calificarse como el más conservador de los tres, es radical en sus propuestas de defensa de la familia, de la fe, en contra de los derechos de las minorías sexuales y un crítico feroz del acuerdo con las Farc, tema sobre el cual tiene unos llamados “inamovibles”.

Uribe y Pastrana, quienes se convirtieron en la más dura oposición a Santos, van a enfocar seguramente a partir de ahora toda su acción política en hacerse con el mayor poder posible en las urnas.

  • Petro y López, juntos por la ‘lista de la decencia’
  • Duque, Ramírez y Ordóñez ya son candidatos a consulta, en marzo
  • Las coaliciones para presidenciales entran a cuidados intensivos

Sanar heridas

La noticia del acuerdo hizo que de inmediato se comenzaran a sanar las heridas que la lucha por la supremacía dejó en cada uno de estos sectores.

Apenas unos minutos después de conocerse el acuerdo, Uribe tuiteó con evidente alborozo: “Felicitaciones doctores Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordóñez, Iván Duque. Gran noticia para nuestra democracia cuyo fortalecimiento es el camino contrario al totalitarismo castro-chavista. Gracias expresidente Andrés Pastrana”, escribió el exmandatario.

Pastrana le respondió replicando el mensaje a través de sus redes sociales.

“Hemos aceptado los tres hacer parte de esta consulta e invitamos a todos los colombianos y a todas las mujeres, los jóvenes y todos los ciudadanos que hoy están viendo con tanta preocupación el futuro para que nos acompañen en esta consulta, porque nosotros tres unidos vamos a demostrar que cuando se hace la política con grandeza, con programas, con propuestas, mirando hacia futuro, y no dejándonos enganchar del pasado, somos capaces de construir y dar pasos largos hacia adelante, por eso hemos tomado esta decisión de estar, juntos, en esta consulta”, afirmó Marta Lucía Ramírez, para dar parte de victoria.

Iván Duque dijo a continuación: “Hoy le hemos dado una gran noticia al país y es que hemos llegado a este acuerdo, los tres, unidos, de ir a una consulta interpartidista el 11 de marzo. Nuestra invitación es a todos los colombianos para que trabajemos por un país distinto y le hablemos a ese 73 por ciento de los colombianos menores de 45 años que quiere gobernar para todos y por todos”.

“Hoy dimos un paso adelante, actuamos con responsabilidad y la seguridad de que vamos a ganar, vamos a lograr restaurar a Colombia después de cuatro años de anarquía y de caos. Tenemos la seguridad de que los colombianos están seguros y tranquilos porque esta unidad es la que permitirá sacar a Colombia de los momentos tan aciagos que está viviendo”, manifestó Ordóñez.

La partida en punta de la coalición de uribistas y conservadores seguramente desafiará a sus competidores a ejecutar jugadas estratégicas, impuestas por el ritmo de la campaña.

El hombre de Uribe – Iván Duque

Iván Duque es el más joven de los tres precandidatos; apenas pasa la línea de los 40 años. De hecho, una fortaleza de su campaña es dirigirse a los ciudadanos de menos de 45 años que, según él, conforman el 73 por ciento de los electores. Pero también es el hombre de Álvaro Uribe, el mayor elector de los últimos tiempos. Y tiene detrás de él la mayoría de la bancada de congresistas del Centro Democrático, que irá el mismo día a las urnas en su apoyo.

La candidata pastranista – Marta Lucía Ramírez

Marta Lucía Ramírez es posiblemente, de los tres, la persona más experimentada en el manejo de asuntos públicos. Tiene un gran conocimiento de las políticas de comercio exterior y de defensa, como quiera que lideró esos sectores en los gobiernos de Pastrana y de Uribe. Es una declarada conservadora, se autoproclama como defensora de la “centroderecha” y ha sido una opositora radical a los acuerdos con las Farc y al régimen venezolano de Nicolás Maduro.

El más conservador – Alejandro Ordóñez

Podría decirse que es el más conservador de los tres. Pasó de ser juez a Procurador, y de Procurador a candidato presidencial. Se lo identifica políticamente con la defensa de posturas ultraconservadoras, como el rechazo a ciertos derechos de las minorías sexuales. Se ha declarado como el candidato “de la familia”, tiene “inamovibles” sobre el acuerdo de paz y le gusta la fiesta brava. El Consejo de Estado anuló su reelección y fue acusado de dar dádivas a magistrados.

Compartir :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *